Zonas Clave

La duración habitual de un tratamiento es de entre 45 a 60 minutos por sesión, aunque al principio pueden ser un poco más largas debido al diagnóstico y reacción del organismo.

En unas 8 o 10 sesiones casi todos los puntos reactivos estarán normalizados y, por tanto, la mayor parte de los trastornos.